Entrevista a Verónica y Óscar, de Rebelión Aluminio, en lucha desde A Coruña contra el cierre de Alcoa

Hablamos con Óscar y Verónica. Son Rebelión Aluminio, un grupo muy activo en la calle y en las redes. Surgió en 2012 debido a la necesidad, ante la negativa de los sindicatos a movilizarse ante el ERE presentado por la empresa Alcoa. En la primera sentada que se hizo frente a la delegación del gobierno, en la cual cortaron la calzada y la policía arrestó a un compañero, denunciaban a un comité demasiado pasivo y lograron que se moviesen. Esta vez, en 2018, el comité arrancó solo,seguramente para evitar la movilización por fuera, comentan.

Muchas preguntas que teníamos preparadas no son necesarias. Óscar habla mucho, los temas se van enlazando uno con el otro y no es preciso preguntar. Verónica habla poco: matiza alguna frase o sentencia en algún punto. Pero las ideas están igual de claras. Óscar es colador en la fábrica de Alcoa en A Coruña, militó en un sindicato mayoritario y ha estado en el comité de empresa, y dice que lo único que ha aprendido en esos cuatro años ha sido que si quieres hacer lo que tiene que hacer un sindicato, no puedes estar ahí: “Consigues más desde fuera que dando la pelea por dentro”.

La idea de Rebelión Aluminio es unir las luchas por encima de las banderas: “como trabajadores oímos mucho eso de “estábamos con vosotros, pero con esa bandera ahí nos vamos”. No somos anti, pero nos gustan cuando son un símbolo de unión o de una causa, no cuando separan. Pero, al mismo tiempo, todos deben participar, entendiendo que somos trabajadores de izquierda y nos movemos en el lugar de trabajo”.

Lo que no significa que Rebelión Aluminio no apoye muchas otras luchas, como la de la Coordinadora Antiprivatización da Sanidade, y les brinden cobertura en sus redes sociales. “El problema es que los sindicatos no unen las luchas y las mantienen aisladas por empresas o centros de trabajo, debido a los intereses de las organizaciones que no coinciden con los de los trabajadores. En las luchas debemos personalizar y humanizar. No somos Alcoa, somos trabajadores de Alcoa”.

¿Cómo han llegado a dar alergia estos símbolos? “Porque los eslóganes como “ni un paso atrás!” o ” hasta el final!” no se pueden estar repitiendo siempre. Hay que llevarlos a cabo. Los discursos populistas son muy hermosos, pero al final sólo defienden que esto es lo que hay. Y no. Pero, al mismo tiempo, no estamos muy de acuerdo con la CIG en su campaña del no por el no. Los sindicatos deberían reiniciarse “.

No niegan que hay personas muy buenas y luchadoras dentro de esos sindicatos: “Sí, hay representantes que supieron parar un poco los pies a las federaciones estatales, pero las prácticas de esas direcciones desmoralizan y desmovilizan incluso a los suyos”.

Y siguen cargando contra estas políticas de los sindicatos mayoritarios: “Tanto el comité como los sindicatos son representantes de los trabajadores. La información recopilada en las reuniones con la empresa no les pertenece, sino que deben compartirla para que los trabajadores participen. Pero el comité solo representa a sus organizaciones. Además, las alianzas de la izquierda se rompen con un suspiro. Si no cuentas en la asamblea algo que se habló en una reunión pero se filtró, la confianza se pierde totalmente. En la derecha eso no pasa”.

“Cuando dices:” ¡Compañero! Estamos contigo a muerte y no te van a echar porque vamos a hacer tal o cual cosa ” pero sabes que no vas a hacer nada, eso no es luchar. Es mejor decir lo que hay y estar con el compañero, buscar varias maneras, … pero, sobre todo, hacerlos parte de la lucha. Creemos que si eres honesto, si estás con ellos e intentas todo lo posible, esa gente te creerá cuando vayas a decir lo que tienes que decir. No puedes esperar hasta el último día como si intentases algo. Es por eso que se desmoralizan, porque la gente dice: “¿Qué me perdí? ¿Y aquello de ni un paso atrás?”

Nos preguntamos si esto no sucederá también con las nuevas organizaciones que prometen asaltar los cielos: Sí. Así es como se pierde la fe de la gente. Hacen lo que hacen todos, porque nadie quiere hacer lo que hay que hacer. Es necesario plantarse. Hay que decir: No. Hasta aquí. Pero entonces dejan los lemas y comienzan con lo de: “¿Pero sabes las consecuencias de hacer eso?”. Pero hay cosas que tendrán que hacerse en algún momento “.

Ahora habla Verónica: “Eso, y lo de trabajar por detrás. Maniobrar por detrás no da seguridad. Tenemos que enseñar a la gente a asumir la responsabilidad “. Y Óscar responde: “Podemos reconocer que parte de la culpa de la situación es del trabajador por no vigilarlos. Hace falta esa educación porque en ella te va el pan”. También señalan algunos errores de los trabajadores, como la aceptación de privilegios sobre otros: “Al patrón no le importa la raza o el género. Es por eso que es muy peligroso para los trabajadores admitir cosas como que la gente más joven, inmigrante o las mujeres cobren menos por el mismo trabajo. Porque ayuda a debilitar sectores de nuestro lado, y para nosotros, debilitar a uno es debilitar a todos. Después no te quejes cuando te digan que otra gente hace el mismo trabajo que tú pero más barato”.

Pero aún dan una visión más general de la sociedad: “Las personas están sumidas en la ignorancia de su propia autocomplacencia, de no querer moverse para obtener nada. Te van educando poco a poco. Por ejemplo, las ayudas de desempleo a largo plazo no eran factibles, pero de repente Rajoy apareció con los millones que necesitaban. Por qué? Porque no son tontos. Tienen muchos tarados que gritan “¡Los parados que se jodan!”, pero tienen alguno listo que dice: “Mira, Rajoy, son 50 millones y nosotros 50. Hay más manos para darnos hostia que cara tenemos para llevarlas. Dales los putos 420 euros que ya robaremos de otro lado”. Pero la gente se deja engañar y complacer cada vez por menos. En el año 2000, ser un mileurista era una mierda y en 2019 la gente aspira a ser mileurista. Muy poca memoria”.

La pregunta clave: ¿cómo se hace eso de educarnos los trabajadores en la combatividad?

“Fundamentalmente, tenemos que hacer entender que el trabajador debe involucrarse en todo lo que se refiere a su trabajo, que es tanto la jornada laboral como lo que tiene que hacer fuera de ella para no romperse la espalda más de lo que toca. Es un proceso lento. Mi padre me decía: “las cosas no se regalan. Hubo que luchar mucho por ellas y muchas personas se llevaron muchos palos”. Y eso es lo que falta aquí: educación sobre cómo tenemos lo que tenemos ahora. Así no como hay mucha educación sobre cómo fue la transición. Nos están volviendo analfabetos con reforma tras reforma de educación. En todo esto debemos reeducar a los trabajadores “.

Verónica añade: “Y en que no eres un señorito por pedir. Exiges derechos como luego asumes obligaciones. Nada es regalado “.

Cuando hablamos de opciones para salvar los puestos de trabajo de Alcoa, saben muy bien cómo va el tinglado político y económico. Inevitablemente sale el tema de la nacionalización, y comentan que hay un problema con eso: cuando lo mencionan a veces les dicen “Uyuyuyuy, este quiere ser funcionario” (Risas).

“Van a desmantelarlo todo. Alcoa es un monstruo con una capacidad de maniobra que supera a los listo que nos gobiernan. Genera muchos beneficios, y la nacionalización o intervención y la posterior nacionalización deben ser para recuperar un capital que nunca debería haberse perdido. Hablamos de Alcoa, Repsol, Telefónica, … Hay cosas que no pueden estar en manos privadas y aún más, pagamos la infraestructura de estas empresas. Y además, ¿qué empresas se privatizaron en España? Los que dieron pasta, porque nadie es tan gilipollas como para comprar una empresa que da pérdidas “.

Sigue la lucha de los compañeros y compañeras de Rebelión Aluminio en:

https://www.facebook.com/rebelinaluminio/

Todo el apoyo desde co.bas

¡ La lucha es el único camino !