¿No hay dinero? Pero entonces, dónde está el dinero…

Estamos acostumbrados a ver y oír como los empresarios, las administraciones públicas y los propios medios de comunicación nos bombardean con la idea de que no hay dinero para las coberturas sociales. Los empresarios dicen querer subir el sueldo a todos los trabajadores, pero no pueden porque la situación económica lo impide. Las administraciones nos repiten sin cesar que les encantaría subir las pensiones, los presupuestos para sanidad, educación, etc, pero no hay de dónde sacar ese dinero. Y así con todo. Por tanto la pregunta que hay que hacerse es: ¿es esto cierto? Veamos. Además del dinero que se pierde en el fraude fiscal, que según Gestha (sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda) es de alrededor de 80.000 millones de € al año.

Además de la Iglesia Católica, que nos cuesta alrededor de 11.000 millones de € al año. Además de la mayoría de los cerca de 40.000 millones de € que pagamos de intereses de la deuda externa y que ha sido provocada por los bancos y por tanto es una deuda ilegítima. Además de esto y otras cosas más que tienen que ver con la economía productiva, hay una actividad de la que apenas se habla y que mueve cantidades realmente escandalosas de dinero. Se trata de la economía especulativa de divisas.

Según el Banco Internacional de Operaciones (el banco de los bancos nacionales. Ver https://www.bis.org/ ) en una encuesta realizada en septiembre de este año, los intercambios diarios llevados a cabo en los mercados de divisas mundiales fue de 6,6 Billones de $ (millones de millones) lo que equivale a 5 veces el PIB de España de todo un año. Y esto es al día. Teniendo en cuenta que suele haber unos 250 días laborales al año, quiere decir que el intercambio de divisas a lo largo de 2019 rondará los 1.650 Billones de $ (millones de millones, no es un error). Esto es, 21 veces el PIB mundial. Si a esto le sumamos el intercambio extrabursátil de derivados de tipo de interés, el total resultante es de 3.750 Billones de $ (con B de burrada) al año. Pues bien, si esto ya es suficientemente escandaloso, lo peor viene ahora, ya que el tipo impositivo que tienen todas estas operaciones es: 0. 0 patatero, no pagan ni un solo céntimo de dólar, nada en absoluto.

Cuando tratamos con cifras tan altas es difícil hacerse una idea de qué estamos hablando realmente. Para ello hay que dar un dato. El gasto público mundial (lo que recaudan todos los países del planeta Tierra en impuestos) es de 30 Billones de $. Vale. Pues si a los 3.750 Billones de $ se le aplicase un tipo impositivo del 0,8% (menos de lo que paga una Sicav), obtendríamos esos 30 Billones de $, o dicho de otra forma, ninguno de los más de 7.000 millones de habitantes del planeta tierra tendría que pagar ni un solo céntimo de impuestos.

Es importante insistir en que estos datos son solo relativos a la economía especulativa de divisas, que hay muchas formas más de especular. Por tanto se puede afirmar que hay dinero de sobra y que lo único que no hay es vergüenza.

Por Carlos Moreno. Trabajador de Indra y Delegado de co.bas

(Fuente: http://www.juantorreslopez.com/la-locura-de-las-finanzas-internacionales/)

No hay dinero en PDF

Para saber más sobre dónde está el dinero, os recomendamos el visionado del interesante documental “Mami, ¡ya sé dónde está el dinero!” (2015) dirigido por Arturo Cisneros.

Pincha en la imagen para ver el documental.