Un trabajador explica su día a día en un call center o centro de llamadas

Me llamo Jorge y trabajo en el departamento de ventas de una empresa de seguros, voy a intentar desgranar cómo es el trabajo de un centro de llamadas o  de contacto con clientes más conocido como CALL CENTER.

Lo primero que nos encontramos suele ser un largo curso de formación eliminatorio de varias semanas, es decir que puedes no conseguir el trabajo tras 2-3 semanas acudiendo a la empresa.

Una vez que entras te encuentras con tener que usar un guión o “script”, que con el paso del tiempo se va ampliando, debes ofrecer otros productos, promociones, tener buen trato con el cliente, escucha activa, a la vez que tienes que vender lo máximo posible sin que se te olvide ningún paso. Todo esto que se describe parece obvio, pero supone importantes dosis de estrés, frustración, ansiedad, etc que no es fácil manejar.

Tienes que intentar buscar el equilibrio, ese camino que te permita llegar a objetivos, dando buena atención, escuchando a la otra parte, pero vendiendo mucho en el menor tiempo. Como os podéis imaginar, no es fácil.

Cuando termina la llamada aún no ha terminado tu trabajo, debes normalmente dejar una anotación de lo que ha sucedido y en muchas ocasiones crear una tarea y programar una nueva llamada con ese cliente, todo esto suele cruzarse con otra llamada entrante, ya que suele haber unos 15 segundos entre llamadas. Imaginad que tenemos que estar todavía con la situación anterior mientras atiendes una nueva.

La empresa siempre va mirando por sus beneficios, con lo cual, intenta dentro de sus posibilidades, ir aumentando los objetivos, con el paso de los meses, los asesores nos damos cuenta que vendemos mucho más que antes y, sin embargo, cobramos parecido y a veces menos. Es decir somos mejores trabajadores que hacen que crezca la plusvalía de la empresa, pero no vemos esas mejoras en nuestros bolsillos.

Desgraciadamente también estamos en un sector con escasa conciencia de clase, quizá al estar continuamente en contacto con cliente hay menos conexión entre los trabajadores, es más difícil organizarse que en una fábrica o en una cadena de producción y el vernos en una oficina hace a muchos pensar que no somos clase obrera.

Otro tema importante es el de los turnos de trabajo, te puede tocar un turno rotativo, de tarde o hasta fin de semana, con lo cual es muy difícil conciliar la vida familiar y personal y en muchos casos sin cobrar un plus de turnicidad.

Y si hablamos de salarios, pues ya sabemos, suelen ser lo más bajos posibles para que realmente te esfuerces, te exprimas para vender mucho y cobrar incentivos, porque los meses que no llegas a objetivos no vas a cobrar lo que pensamos que es el sueldo mínimo necesario para cubrir tus necesidades básicas.

Este artículo nos lo ha enviado voluntariamente a co.bas un trabajador explicando el día a día de su trabajo en un call center, y la precariedad que caracteriza el trabajo en el sector del Telemarketing.