La falsa solidaridad de FNAC: voluntari@s de una ONG empaquetando gratis las compras

A pesar de que la mayoría de la escasa y explotada plantilla tiene involuntariamente contratos a tiempo parcial con salarios de 600 euros de media y seis fines de semana libres al año, la Inspección de Trabajo les ha obligado recientemente a convertir en indefinidos todos los contratos temporales de Madrid tras la denuncia del Comité de Empresa de FNAC Callao (Madrid) con mayoría de co.bas, y la Audiencia Nacional les ha multado con más de seis mil euros por vulneración de la libertad sindical, FNAC nos vende su falsa responsabilidad social y solidaridad con acciones de este tipo que ya no engañan a nadie, y con la que se ahorran salarios y puestos de trabajo.

La ONG Pinardi ha sido la fachada seleccionada esta vez por FNAC, en este caso para envolver gratis las compras de los clientes durante la campaña de Navidad. Así lo anunció a bombo y platillo la propia organización en su página web. Y así lo recoge el diario Público en una noticia publicada el 5 de enero: “Tu regalo mal envuelto por gente que trabaja gratis”.

“Los jóvenes voluntarios han permanecido en dos turnos envolviendo regalos en las tiendas de Fnac de Callao y Parque Sur de 10 de la mañana a 22 horas de la noche”, cuenta entusiasmada la ONG.

Mientras, una plantilla ya insuficiente durante todo el año, y más aún en estas fechas, a pesar de las cada vez menores contrataciones temporales de campaña, sólo respira cuando termina su jornada laboral debido a la cantidad tan desproporcionada de clientes que acuden masivamente a realizar sus compras. Y en ocasiones recibiendo además presiones para acelerar su ritmo de trabajo, como explica el Comité de Empresa de FNAC Callao, que tras las quejas de sus compañeros han tenido que reclamar estos días atrás a la Dirección de este centro el cese de estos comportamientos.

Presiones en Navidad, y presiones durante todo el año. Para hacer socios y para vender seguros de la aseguradora SFAM, segunda accionista de FNAC y denunciada en Francia por prácticas comerciales de dudosa legalidad. Y todo ello a pesar de que, al menos en la tienda de Callao, los resultados de la última evaluación de riesgos psicosociales de 2018 evidencian que la mayoría de los trabajadores y trabajadoras se encuentran en riesgo para su salud por exposición a cargas mentales de trabajo por encima de lo asumible. Frente a esto, como ante cada propuesta de mejora de las condiciones laborales, el desprecio de la Dirección de Callao que alude a la personalidad de los trabajadores como causa de estos resultados como excusa para no contratar más trabajadores y permitir un descanso semanal adecuado.

En fin, otro ejemplo más de falsa solidaridad y responsabilidad social de una multinacional, en este caso FNAC, que en 2017 obtuvo 125 millones de euros de beneficios netos para sus accionistas, de los que 4,8 millones, y la apertura de tres tiendas más, fueron de España, y que sin embargo mantiene a la mayoría de sus trabajadores en condiciones laborales y salariales precarias y de pobreza, que es multada por vulneración de derechos fundamentales de los trabajadores, y que es obligada por la Inspección de Trabajo a hacer contratos legales y mejorar las condiciones laborales.

Comenzamos un nuevo año, pero todo sigue igual: ética empresarial inversamente proporcional a la altura de sus beneficios como fin último con el que justifican la explotación laboral de nuestras vidas y de nuestra salud.

CONTRA LA EXPLOTACIÓN LABORAL EN FNAC, EN 2019 LA LUCHA SIGUE SIENDO EL ÚNICO CAMINO.